lunes, 26 de octubre de 2009

Y buscando en la wikipedia unidades de masa...

...¡he encontrado esto!

The hobbit (also hobbett, hobbet, or hobed, from Welsh: hobaid) is a unit of volume or weight formerly used in Wales for trade in grain and other staples. It was equal to four pecks or two and a half bushels, but was also often used as a unit of weight, which varied depending on the material being measured. The hobbit remained in customary use in markets in northern Wales after Parliament standardized the Winchester bushel as the unit of measure for grain, after which courts gave inconsistent rulings as to its legal status.

No tenía ni idea... Así que cuatro Peks hacen un Hobbit... interesante...

Y siempre regresa a su dueña...


Me lo regalaron mis amigas de Pamplona hace 7 años, y desde entonces lo he llevado siempre, siempre. Bueno, vale, excepto para dormir, ducharme y entrenar. Y precisamente en esos tres casos lo he perdido ya varias veces. Y en ocasiones anteriores lo he buscado a rabiar, desesperada. Para que el muy graciosillo apareciera siempre a los días en el lugar más inesperado.

Así que esta vez lo busqué como siempre, a muerte... pero no tan preocupada. Porque ya me le conozco yo... SABÍA que volvería. ¡Y lo ha hecho! ¿Y dónde estaba? ¡Pues dónde iba a estar! Ya preguntaba Bilbo qué tenía en su bolsillo...

domingo, 27 de septiembre de 2009

Dr. Horrible's Sing Along... ya he tardado en verla

Para lo que dura (3 capítulos de 10 minutos), sí que me ha costado ponerme.

Es que es muy gracioso ver a Barney (lo siento por el actor pero ya está encasillado) cantando y luchando por convertirse en un villano de pacotilla...



Para verla entera me remito al post de mi hermano que es el que me habló de ella antaño :P

jueves, 24 de septiembre de 2009

Un año de Ninjaneer

La mañana del miércoles de esta misma semana un año atrás, leí mi proyecto de fin de carrera. Y me regalaron un "spiderana", dos libros, y a "Paco" XD Y después de que se arrasara con la mesa del picoteo post-presentación como si de una plaga de langostas se tratara, hice la voltereta lateral como prometí que haría cuando fuera ingeniera. Aunque bueno, eso lo hice por la noche porque se me olvidó.

Y ayer, un año después, a la misma hora a la que me dedicaba a intentar dar volteretas por la calle, me examinaba de 3ºkyu.

Un año de ingeniera, un año más de ninja. A veces pienso en cómo pasa el tiempo y cómo cambian las cosas; y en cómo me gustaría que algunas no cambiaran. Por algo sigo estudiando y entrenando :)

viernes, 21 de agosto de 2009

Yo quiero unoooo

Justo me acaba de pasar esto Blanchita.

Con el antojo que tengo últimamente de batería... ¡se sale!

lunes, 20 de julio de 2009

Sobre las discusiones y una en particular

Tengo el blog completamente abandonado. Será que tenía que dejar algo de lado de entre las innumerables cosas en las que me vengo liando desde que "tengo tiempo". Pero solía gustarme escribir y me ha apetecido retomarlo ahora que divagaba sobre cierto tema. Cosas de violencia innata y morbosidades.

Y es que el tema en cuestión viene saliendo a la luz bastante a menudo últimamente, y mismamente hace poco más de dos horas discutía sobre lo mismo. ¿Hasta qué punto meterse en una pelea es cuestión de defensa-honor-orgullo-venganza o la razón que apetezca buscar, incluso la misma curiosidad? ¿A caso no será a veces deseo de violencia, simple y llanamente? Y hablo de todos y cada uno de nosotros; estoy segura de que es común a todo ser humano y no simplemente algo sobre lo que aplicarme el dicho "cree el ladrón que todos son de su condición".

Por eso estos temas me dejan tan mal cuerpo. Porque de alguna forma siento que es parte de mi persona. Y me da miedo darme cuenta de que encadenar algo innato no puede ser una solución, pero que a la vez enfrentarlo es demasiado peligroso. Y entonces me pregunto qué hacen al respecto ciertas personas a las que tanto admiro...

Porque siempre he defendido la actitud "aire" ante cualquier agresión... pero gracias a ciertas situaciones de presión a las que me han enfrentado me he dado cuenta de que yo atacaría. Y me da miedo, porque esas reacciones me han demostrado cierta realidad de mí misma por ser reales en sí mismas. Y hablo, por ejemplo, de cualquier hipotético escenario nocturno típico en el que algún desconocido tiene a mal irrumpir verbal o físicamente en mi espacio o el de algún amigo.

Seguiré defendiendo que hay que ser suficientemente espabilado para escabullirse indemne de cualquier situación del tipo. Algo que saqué en claro de leer "El guardián entre el centeno" (y comento sobre el particular porque hace un par de días discutíamos sobre libros buenos-interesantes-entretenidos o todo lo contrario, tema que salió por culpa de Harry Potter y en el que uno de los que se trató fue el que acabo de mentar, que parecía no convencer especialmente), fue cierta idea que en el libro enuncia con algo así como "un hombre insensato es aquél que muere por sus principios, mientras que un hombre sensato es el que vive conforme a ellos". Claramente, es mejor tener el pellejo a salvo. ¡Aire, aire!

Y sin embargo... si algún día fuera imposible evitarlo y una situación de estas me desbordara... ¿estaría sola?

Leí cierta frase de Nietzsche citada en Watchmen...

"No luches con monstruos para así no convertirte en uno de ellos,
si contemplas el abismo, el abismo te devuelve la mirada".

* * *

No es que yo sea precisamente capaz de defender una idea cuando discuto, al menos no como para convencer a mi interlocutor. Pero me gusta discutirlas porque eso se debe a que no tengo las cosas claras. Y discutir ayuda. No digo que una discusión en sí pueda ser agradable; al menos no para mí. No creo que ese sea un adjetivo aplicable, aunque sí podría hablar de discusiones más o menos "interesantes", "constructivas" o incluso "productivas" y "entretenidas".

Sin embargo, cada vez me doy más cuenta de que hay quien discute sólo para demostrar que es capaz de imponer una idea que estoy segura que ni él mismo tiene clara. Quizás sólo para quedar por encima. Esas discusiones no me sirven de nada. No es el caso de hace un rato; muy por el contrario me ha resultado, diré, "interesante". Supongo que algo en claro habré sacado, aunque sea inconscientemente y me parezca seguir dentro del mismo caos.


jueves, 4 de junio de 2009

Las 12 pruebas III: A la caza de la Vicerrectora

Y es que de 4 días que lleva la semana, 4 días he estado de papeleos. Lo más triste de todo es que algún paseo podría haberme ahorrado no ya por la ineptitud de otros sino por la mía.

Ayer los paseos para arriba y para abajo me los di en el edificio de la Junta del Monasterio del Prado, buscando a un contacto que estaba "en el tercer piso del tercer claustro, al fondo del todo a la derecha, en el segundo piso"... mmm error error error Pregunto al siguiente personajillo de seguridad: "al fondo a la derecha -vale, algo coincide- por el pasillo del medio al fondo atravesando una puerta verde, más allá..." Y llegué a otra dimensión.

Lo bueno es que, como bien digo, buscaba a un "contacto". Así que me ha resuelto bastante el jaleo. Lo único que necesitaba una firma de la vicerrectora de investigación... sí, la misma a la que anduve buscando en otoño. Así que hoy me tocaba ir (por tercera vez esta semana) a la Casa del Estudiante.

Así que nada, esta mañana me dirigí a la casa del estudiante bien tempranito, desde la escuela porque últimamente salgo de casa con el piloto automático y me di cuenta de que no iba camino de industriales cuando ya estaba allí. Llego al departamento de investigación del lugar en cuestión, que como ya he ido unas cuantas-muchas veces me lo conozco, pero aún así me equivoqué de oficina, y me dicen que la vicerrectora lleva siglos sin aparecer por allí y que no saben cuándo iría. Así que si me corría prisa la firmita de marras, mal iba. Y sí, me corre prisa, pues es para que me inscriban en el grupo de investigación para poder comprar los billetes de avión a Polonia...

Al menos no puedo quejarme de la atención de los trabajadores de ese departamento; será un jaleo impresionante, pero dedicados lo son al máximo. El hombre que me atendió contactó enseguida con la secretaria de la vicerrectora. "Si vas corriendo ahora mismo al Palacio de Santa Cruz, la pillas". Y allí fui corriendo, a subir y bajar escaleras por el lugar... ¡que está al lado de mi casa!


Ver mapa más grande

Divertido, ¿no?

Un buen paseillo para ir empanada oscilando como mi estado de ánimo, que parece no calmarse nunca. Por unos momentos, cuando llegaba a la casa del estudiante, pensé que estaba reduciéndose en amplitud, y que eso se debía a que me estoy quedando sin energía. No será por darme tanto paseo, será por quemar tanto seso. Los paseos que me he dado hoy eran necesarios para seguir el camino que había elegido, incluso he rechazado ya por fin la fpi de la UVa; pero apunto estuve esta noche de hacer una tontería.